Después del 22M, #Marcaje

Leo con interés análisis como este y este y este pero, como a muchos, me supera un poco esta realidad tan compleja, para la que no encuentro palabras todavía. Por eso, por mi pequeñez, quiero centrarme en una cosita que tengo en la cabeza desde hace tiempo ...

Pueden pasar varias cosas con las elecciones del 22 de mayo de 2011.

Una de ellas es - y lo digo sólo medio en broma - que ganen los políticos: salen elegidos, se reparten las áreas de poder entre los que salieron elegidos, y se ponen a hacer lo que quiera que sepa hacer cada uno.

No tengo nada claro qué hacer antes de las elecciones (no mucho, salvo reflexionar en voz alta, y leer tratando de entender), ni ese día (de momento me convence más el voto nulo, para no perjudicar a los pequeños), pero sí voy teniendo cada vez más claro lo que creo que habría que hacer después.
Si un fontanero (perdonen los fontaneros) viene a arreglarte el grifo de la cocina, ¿te vas de vacaciones durante 4 años?
¿O te quedas "por si se le ofrece algo" y, de paso, para confirmar que no te instala el grifo apuntando hacia el techo?
Marcaje. Bienintencionado, legal y elegante. Asumiendo que uno no sabe de fontanería esotérica. Pero marcaje. Porque el grifo lo pago yo, y me lo voy a quedar yo.

Según el Diccionario de la Real Academia, marcar es, en su acepción 19:
En el fútbol y algunos otros deportes, situarse cerca de un contrario para dificultar la actuación de este.
Se entiende que partimos de que no sabemos si los políticos son buenos o malos "fontaneros", y que lo que queremos es dificultar sus actuaciones dañinas para nosotros. Porque, eso sí, desde hace tiempo es difícil creer que - hablando en general - juguemos en el mismo equipo.

¿Cómo hacerlo?

Creo que habría que explorar estas dos propuestas, y alguna más que se nos ocurra:

La primera propuesta sería crear algún tipo de software (libre) que permita tener una página, no sé si por cada candidato, pero desde luego sí por cada persona elegida para un cargo público. En esa página, que sería todo lo automática posible y que no tendría opiniones de los lectores, se recogerían el cargo que tiene, el historial de cargos que ha tenido, las noticias en las que ha salido, los videos en los que sale, etc. Podría agruparse de alguna manera en "promesas", "alianzas", etc - si hubiese algún tipo de "semántica" que ayudase a hacer eso sin intervención humana.

Por supuesto, habría "páginas de agrupación": un índice con las personas de cada partido o alianza. De cada persona podría pasarse a las páginas de otras personas de su mismo partido, o a otras con su mismo cargo en otra comunidad autónoma, etc.

La segunda propuesta sería hacer lo propio con las empresas grandes: quién es dueño de qué y en qué porcentaje, quién se sienta en los consejos de administración de qué empresas, y algunos otros datos más. Definiendo de alguna manera sensata "empresa grande". Y desarrollando un buscador que "pesque" noticias en las que se usen términos concretos.

Se trabajaría siempre con datos públicos, porque no se trata de hacer espionaje, sino de que las personas - lo que tienen, dicen y hacen - tengan sentido para los que pagamos por el espectáculo y nos quedamos con las consecuencias.

Me puedo oler que en twitter se llegue a usar la etiqueta "#marcaje", si esto tiene algún éxito. Y tal vez serviría para uno o dos proyectos de "#opendata".

¡Venga, a discutir, que ni siquiera estas propuestas están claras!

1 comentario:

Jesús dijo...

Hace tiempo comentaste una idea parecida a la primera y a mi me pareció estupenda. El análisis de las noticias puede dar mucho juego y parece la mar de interesante.

De la segunda propuesta no tengo ni idea ¿de verdad se puede obtener los nombres de quiénes dirigen las empresas de algún lugar público y accesible por Internet?