Las democracias como sistemas

Un "sistema" es un conjunto de elementos y sus relaciones, y tiene uno o más objetivos.

Para describirlo hablamos de niveles, que cambian porque hay flujos de unos niveles a otros. Los flujos cambian porque hay retroalimentación (amplificadora o amortiguadora). Todos esos cambios tienen retrasos.

Tu cuerpo, por ejemplo, mantiene la temperatura estable. Tu metabolismo produce el calor básico, y si pierdes calor porque hace frío, entonces necesitas tiritar durante un rato.

Lo mismo pasa con la comida y el hambre. Si como demasiado rápido, lo que pasa es que la "señal de parar" llega retrasada con respecto a la realidad de "haber comido lo suficiente". El resultado, en ese caso, es que come uno más de lo que necesita, y se activan otros bucles para compensar.

¿Y las democracias?

En las recientes elecciones, muchos millones de electores hicieron cada uno lo que le pareció, con el resultado de que una parte de los candidatos resultó elegida para desempeñar cargos públicos. ¿Qué niveles y flujos hay en una democracia? Pinceladas no exhaustivas:
  • Hay una piscina de "ciudadanos en general", con un tubito con llave que conecta con el depósito de "miembros de partidos políticos", y otro tubito con llave que conecta con el depósito de "miembros de partido político que han sido elegidos para desempeñar cargos públicos". El depósito de los que pueden decir "es mi partido y hago lo que quiero con él" es aún más reducido, y probablemente ellos mismos controlan la llave del tubito.
  • Para muchos "ciudadanos en general", la idea de pasar al depósito "miembros de partidos políticos" es impensable. Porque hay un bucle de retroalimentación muy potente que envía el mensaje "la política es sucia" a muchos "ciudadanos en general", que están predispuestos a verlo así porque la historia hace efecto durante mucho tiempo.
  • Los "retardos" (tiempo desde que se piensan las cosas hasta que se hacen realidad) son de meses y años, cuando no de décadas. Entiendo las ganas de mejorar las cosas, pero lo de "democracia real *ya*" es un objetivo irreal.
Planteo esto como inicio de reflexión, con algunas preguntas:
  • ¿Qué queremos? Esta no es fácil. Es personal, y compartiendo respuestas, poniéndolas sobre las mismas mesas, tendríamos un caleidoscopio curioso.
  • ¿Quién se anima a dibujar el sistema con un mínimo de realismo? Digamos 200 niveles, 400 flujos, 100 bucles de retroalimentación, y 100 retardos. ¿Empiezas desde un modelo sencillo o desde uno complicado? ¿Asumimos que no podemos entender el sistema y nos rendimos?
  • ¿Cuáles son los puntos de intervención "eficaces", y los plazos esperables? ¿Cambiamos las reglas localmente? Mi esfera de influencia termina con el borde de las uñas, así que ¿qué puedo hacer dentro de esa esfera?
  • ¿Cuáles son los bordes del sistema, qué hay "ahí fuera", y cuáles son las amenazas externas? Dicen que internet (externo en principio a nuestra democracia) lo ha cambiado todo. También pueden influir la economía, la ecología, y los distintos envejecimientos dentro del propio sistema ... del que, te recuerdo, tú y yo formamos parte.
Todo esto me suena a wiki. Pero puede que baste con dejar caer la idea, y ver si resulta interesante usar este tipo de vocabulario. :-?

10 comentarios:

t0k4y0 dijo...

¿Cómo, desde el punto de vista teórico, se podría confirmar la menor complejidad de lo local como escenario con menor interrelación respecto al entramado sistémico?
Aún a sabiendas de que son éstos contextos donde las relaciones de poder adolecen de la solidez que pueda mostrarse a niveles superiores, es imposible ejercer un cambio sin atender al sistema. un ejemplo claro sería la necesidad de la reforma de la ley electoral que diera cabida a partidos minoritarios que puedan empezar a alterar el escenario político.
Desde luego que medir la magnitud de las relaciones sería más que interesante: contrastar desde la teoría el potencial que existe para el cambio así como las llaves que abrirían la cerradura.

LG dijo...

Primero, gracias por tu comentario.

Segundo, disculpa, pero creo que entiendo las palabras pero no estoy nada seguro de entender las frases, así que disculpa que no te pueda responder. :-(

Mi opinión es la siguiente:

- Los subsistemas (o "sistemas locales") son parte del sistema (o "sistema general"). En principio, podría ocurrir que los subsistemas sean más complejos que el sistema general (una "molécula" con movimiento browniano = aleatorio, en un "gas" que tiene comportamientos macroscópicos mucho más predecibles).

- Cada persona sólo puede hacer cambios "locales" = en la esfera que podemos dibujar con nuestras uñas. En esa esfera podemos usar la voz y el teléfono para tener impacto fuera de la esfera.

- No puedo reformar la ley electoral. Si pienso un rato, creo que la reforma de la ley electoral requiere que haya (a) una propuesta con (b) apoyos suficientes (c) que además sean apoyos simultáneos.

- Así que como individuo yo podría hacer cosas para facilitar A, B y C. Podría ser más eficaz en esa facilitación si tuviera un conocimiento mejor del sistema. Que no lo tengo.

- O si me uniese a gente que lo tenga más claro. Que no los conozco aunque tengo los ojos abiertos.

Dicho esto, no sé si podrías reescribir lo que dijiste, concepto a concepto, de manera que un pensador "lineal" como yo pueda entenderlo. :-?

LG dijo...

Con nuestras uñas si estiramos los brazos, quería decir. La "esfera de influencia". La parte del universo en la que puedo actuar.

t0k4y0 dijo...

Parto de una hipótesis: el nivel local es más vulnerable que sus superiores.
Más vulnerable en la medida en que las relaciones de poder que frenan la posibilidad de cambio son menos rígidas que a nivel regional o estatal.
Ej.: Alternativa Sí se Puede logra la mayoría absoluta en el municipio de Buenavista planteando un modelo alternativo de desarrollo.
Aquí el 'subsistema', en el ámbito de la política al menos, no es más complejo que el 'sistema general'.

Democracia Real Ya no es irreal. Pretende, entre otras cosas, cambiar una ley electoral que incida en la presencia de concejales y diputados de partidos minoritarios en las cámaras. Partidos, como AssP, que plantean modelos que chocan con los convencionales (PP-PSOE, y CC en Canarias).
Una absoluta alteración de los flujos, bucles, retardos, niveles, etc. del 'sistema general' con el potencial suficiente para socavar el estado actual de las cosas.

LG dijo...

Entiendo, gracias. (Lo que hace dormir.)

Creo que lo que estamos observando es que la acción está ocurriendo simultáneamente a varios niveles:

- A nivel del sistema amplio y visible hay manifestaciones ciudadanas. Una parte acampa y sale en las fotos. Otra parte está en el bar o en la familia o en las redes sociales que podríamos llamar "capilares" (pequeñas y difíciles de ver), como cuando te encuentras con una jovencita de la familia que te dice que volvió de una acampada entusiasmada porque "no sabía que había tanta gente que piensa como yo". Es decir, que la instalación de esa imagen en la conciencia pública (que ahora que me fijo es un potaje sistémico, lo que tú llamarías un entramado, entre la conciencia que tienen muchos individuos, sumada a la conciencia de que otros comparten la conciencia, y sumada a que todos somos conscientes de que compartimos la conciencia), ejerce una presión sobre muchos sistemas a la vez. Es curioso observarlo.

- Los partidos pequeños podrán hacer la fuerza que puedan. Ya tienen los representantes que sean, numéricamente. Se buscarán la vida para influir cuando puedan "entrar al desempate". No conozco la política porque hay que tener memoria para las caras, las frases y las alianzas, y me muevo más cómodamente en la capa de los conceptos más imprecisos :-P. Pero sí sospecho que hay gente que "controla", que se saben los detalles porque nadan bien y desde hace tiempo en esas aguas, y que podrán hacer palanca con el mejor efecto para todos. Sí les vendrá bien tener "conciencia sistémica": saber que lo que ellos hacen forma parte de lo que ocurre en todo el sistema, y que su presión interna local puede beneficiarse de presiones simultáneas aplicadas desde otro punto del sistema. Ya veremos qué va pasando.

LG dijo...

- En los partidos grandes, mi sospecha es que los "jóvenes mentales", los que prefieren cambiar las cosas a dejarlas como están, se están armando de argumentos para hacer una de dos cosas, o las dos. Una, proponer con buenos modos y lenguaje claro la necesidad de "actualizar los modelos de funcionamiento". PSOE 2.0, PP 2.0, Canarias-No-Sé-Cuántos 2.0. En algunos sitios habrá más energía a favor, en otros más energía en contra, y se irá viendo qué pasa. Por supuesto, hay que tener en cuenta que los que mandan dentro de cada partido mandan porque pueden; es decir, tienen fuerza muy real - con mecanismos que desconozco pero que seguramente existen - para retorcer brazos y salirse con la suya. Y esa fuerza no la van a perder de la noche a la mañana, así que seguirán retorciendo brazos dentro del partido. Lo que sí puede ocurrir es que en algunos partidos lo que aparecía como una victoria clara de un modelo fuese en realidad una victoria por puntos, y que un poco de presión externa pueda "dar la vuelta a la tortilla" (expresión que recuerdo de cuando murió Franco, tenía yo 16 años). Respecto a esto de la "victoria por puntos", me produce un moderado optimismo haber visto una entrada en la bitácora del PSOE nacional en la que alguna persona del partido se alineaba con los indignados. Esa entrada en la bitácora desapareció al día siguiente, lo cuál nos dice algo sobre cómo funcionan por dentro. Una conclusión práctica es que sería bueno hacer una propuesta - en realidad, todas las propuestas que se nos ocurran, para que haya alguna que desde fuera sea útil para los que intentan hacer palanca desde dentro.

- Los medios de comunicación son parte del "entramado". Venden audiencia a los anunciantes y a los que tengan o quieran tener el poder político. No veo muy fácil que puedan hacerse eco objetivo de todas las realidades, y más bien tendrán lo que los investigadores bio-socio-estadísticos llaman un "sesgo de selección": ven lo que les interesa ver, y hablan de lo que les interesa hablar. (Como por otra parte hacemos todos, supongo. Las redes neuronales seleccionan las percepciones, siempre.) Así que eso se va a complementar con sistemas de información alternativos (no "alternativos" en el sentido "jipi y chuliguay", sino "diferentes porque se separan") y complementarios: cosas como periodismohumano.com y todo un abanico de ofertas informativas de ámbito nacional y local. (Más puntos de intervención potenciales. Habrá que recapitular en algún momento.)

LG dijo...

En resumen: el cambio está ocurriendo, a muchos niveles. Personalmente, prefiero estar psicológicamente preparado para que la cosa dure tiempo, no sea fácil, y nos encontremos atascos porque el sistema reacciona de formas raras (=que no comprendemos personalmente). Hablan de "acupuntura sistémica", y eso requiere hacer la exploración que estamos haciendo, con la intención específica de buscar y encontrar, entre los que participemos, algunos puntos pinchables que aún no están siendo pinchados, para pincharlos. Y creo que la destrucción ocurre más o menos sola, y hay que centrarse en construir: "si se cae una casa vieja, céntrate más bien en construir la nueva".

Bueeeeno. Ya he largado una "parrafada exploratoria". Ahora toca, para mí por lo menos, releer con intención ex-pulga-toria: ver qué sacamos en claro, para ver qué se puede hacer o proponer desde la esfera de influencia de cada cual. Y así nos vamos ayudando.

Gracias por entrar al trapo, t0k4y0, y por las ideas concretas. Que bitacorear es un oficio solitario, si no. :-)

LG dijo...

Me olvidé con tanto rollo. Los partidos grandes también pueden refundarse, o crearse otros partidos. (Dije que había dos opciones, y entré a describir una.)

t0k4y0 dijo...

Incluso debatiendo aquí, leyendo y releyendo, perdemos un poco el rumbo de la conversación. En cualquier caso, un tema muy interesante a la par que complejo, que da para mucho.

Un saludo y un placer compartir opiniones.

LG dijo...

Mi resumen particular es el siguiente:

- Nuestra democracia tiene un software que ha envejecido mal. Hay presiones y tensiones para que cambie, y también para que no cambie. Creo que las cosas no van a ir rápido, pero la impredictibilidad alcanza a los plazos y velocidades.

- No tengo ni idea de cómo contribuir, pero supongo que ya iré viendo, como todos. No lo haré desde dentro de ningún partido político porque no estoy en ninguno, ni creo que vaya a estar en un futuro.